Mercurio pudo tener en el pasado un vasto océano de magma