Los restos de contaminación más antiguos del sur, en Sierra Nevada