Lávese el pelo con tranquilidad, su champú no ha matado a ningún conejo