sábado, 16 de marzo de 2013

Exoplanetas podrían ser ''núcleos fósiles'' de planetas

Son restos de cuerpos celestes que alguna vez fueron grandes, y ahora vagan por el espacio



CIUDAD DE MÉXICO (16/MAR/2013).- Los descubrimientos sobre los exoplanetas son cada vez más frecuentes. Sin embargo, en lo que se refiere a la detectar y catalogar cuerpos encontrados más allá de las fronteras del Sistema Solar, los astrónomos apenas se encuentran en una etapa primaria. Quizás por esto no es sorpresa una nueva clase de planetas puedan haber sido descubiertos; un tipo de cuerpos similares a Neptuno, los cuales fueron despojados de sus capas gaseosas exteriores después de acercarse demasiado a su sol. Una simulación creada para entender la misión espacial Kepler sobre “gigantes de hielo” vagando por la galaxia sugiere que estos pueden tratarse de remanentes de cuerpos estelares parecidos al octavo planeta de nuestro sistema planetario. De acuerdo con los resultados presentados esta semana en una reunión de la Royal Society de Londres, se sugiere que estos exoplanetas pudieron haberse aproximado demasiado a sus respectivas estrellas antes de quedar en la condición en la que ahora se encuentran. De entre los hallazgos más misteriosos de esta misión espacial de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) se encuentra también el de cuerpos demasiado pesados para su tamaño e incluso, cuando los astrónomos han podido estimar por igual la masa y el volumen de estos planetas, han llegado a descubrir que hay algunos de tamaño similar al de la Tierra que son tan densos como el hierro puro, publicó la revista Nature.
No existen teorías convencionales sobre la formación de planetas que puedan dar cuenta de semejantes densidades en planetas de este tamaño. “No hay manera de explicar esto en el Sistema Solar”, dice Olivier Grasset, un geofísico de la Universidad de Nantes. Grasset y sus colaboradores hablan de la posibilidad de que estos cuerpos puedan tratarse de “núcleos fósiles” de planetas que alguna vez fueron mucho más grandes, una idea que ya había sido propuesta hace un par de años. Estos planetas pudieron haber sido gigantes helados que se formaron en las partes lejanas de sistemas estelar y posteriormente fueron desplazándose al interior de éstos, hacia sus respectivos soles, quizás a distancias similares a la que Mercurio lo hace en nuestro sistema solar. Las elevadas temperaturas cercanas a las estrellas pudieron evaporar las capas exteriores de los planetas las cuales estaban formadas principalmente por componentes volátiles como hidrógeno, helio y agua. El núcleo sobrante, por su parte pudo haber estado formado por roca y metal de un tamaño similar al de la Tierra, con un peso mucho mayor al de nuestro planeta formando lo que los cientoficos llaman “súper Tierras”. Sin embargo, estos núcleos fueron formados bajo el peso de las capas exteriores de estos planetas, sometidos a presiones de alrededor de 500 gigapascales (unos cinco millones de veces la presión atmosféricas de la Tierra) y temperaturas de 500 grados kelvin. Todo esto dio como resultado que el material de estos núcleos fuera más compacto y denso que nuestro planeta.

fuente y credito a informador