El consumo excesivo de sal afecta al sistema inmune