Descubren la ‘causa de la muerte’ de las redes sociales