Cuatro muertos y un desaparecido por una tormenta que paralizó a Río de Janeiro