jueves, 28 de febrero de 2013

Producir biocombustibles en tierras no aptas para cultivos alimentarios


Las tierras marginales pueden del todo válidas para plantaciones destinadas a elaborar biocombustibles. (Foto: Cortesía de la Universidad Estatal de Michigan)


Las así llamadas tierras marginales, que son aquellas que resultan inadecuadas para los cultivos agrícolas usados como alimento para humanos y ganado, pueden ser totalmente aptas para plantaciones destinadas a elaborar biocombustibles, y su aprovechamiento puede generar una cantidad anual de toneladas de biocombustibles mucho mayor de lo creído. Un equipo de investigadores dirigido desde la Universidad Estatal de Michigan en Estados Unidos muestra que las tierras marginales representan un enorme recurso sin explotar para cultivar biomasa celulósica para la producción de biocombustibles. El equipo de Ilya Gelfand, investigador de la citada universidad, estima que usando las tierras marginales para producir biomasa celulósica se podría obtener, en el caso de territorios como el de la región central de Estados Unidos, donde se han hecho los análisis, hasta 812 litros (215 galones)
de etanol por acre, con una sustancial reducción neta de gases de efecto invernadero. La idea de hacer un uso mejor de las tierras marginales no es nueva. Sin embargo, este estudio también brinda una estimación de los beneficios que traería para la disminución de las emisiones netas de gases de efecto invernadero así como una valoración del potencial total de estas tierras para producir cantidades importantes de biomasa. El valor de las tierras marginales para la producción de biocombustibles ha sido desde hace bastante tiempo tema de muchos debates y especulación, y a menudo su importancia ha dado subestimada. El nuevo estudio muestra que estas tierras podrían llegar a ser una importante contribución para producir en cantidades suficientes los biocombustibles capaces de reemplazar al petróleo y a otras sustancias no renovables, y así mantener funcionando el transporte en el mundo.

fuente y credito a noticiasdelaciencia