jueves, 17 de enero de 2013

Cinco partes del cuerpo humano que no sirven para nada


El cuerpo humano, es un complicado conjunto de piezas que al encajar nos permiten no sólo existir, sino que también funcionar y aportar al resto de los seres vivos, si una de estas piezas falta, las cosas se complican. Aunque muchas veces, los puzzles traen piezas sobrantes y lo mismo ocurre con el cuerpo humano. Hoy queremos hablarles de cinco partes de nuestro organismo que no sirve para nada, es decir que, al menos por ahora, no tienen ninguna función.

  Apéndice 
Una de las cirugías más comunes, es la apendicectomía, en la que se remueve un órgano conocido como apéndice, que cuando se inflama puede reventarse y provocar graves infecciones. La única función que tiene el apéndice es molestar y los científicos creen que es un sobrante de algún órgano que quizá tuvo utilidad en el proceso evolutivo. Extraerlo, no provoca ningún cambio.


Pezones masculinos
 Los pezones, sirven para que la madre amamante a su bebé, pero en el hombre no tienen ninguna utilidad. Están presentes, ya que se forman antes de que se diferencien bien los sexos en la etapa embrionaria. En casos anormales, cuando el hombre tiene una concentración de progesterona mucho más alta que la habitual, pueden crecer senos e, incluso, los varones podrían producir leche.




Vello Corporal
 La aparición de vello en el cuerpo, es una característica presente tanto en hombres como mujeres y que, hoy en día, no tiene mayor función que hacer que gastemos dinero en depilaciones. En etapas evolutivas anteriores, el vello corporal servía para guarecernos del frio y los machos lo utilizaban a la hora de cortejar a las hembras. Hoy, no tiene uso, con excepción de las cejas y pestañas. Las cejas, son la única porción de vello que tiene una función, ya que protege los ojos del sudor que cae desde la frente y las pestañas nos protegen de posibles basuritas que puedan entrar en nuestros ojos.


Muelas del juicio
 Los humanos, obtenemos nuestra dentadura definitiva alrededor de los 10 años de edad, pero pasada la adolescencia aparecen las llamadas muelas del juicio, un conjunto de molares que en vez de ser útiles, molestan. Son muchas las personas que no tienen espacio en la boca para estas cuatro muelas, por lo que provocan dolor y pueden incluso desplazar otros dientes, enchuecando la dentadura. Muchos dentistas optan por sacarlas apenas comienzan a asomarse.


Cóccix
 En etapas evolutivas anteriores, los humanos tenían una especie de cola que les ayudaba a mantener el equilibrio. De esa cola nos queda el cóccix, la última vertebra de la espina y que ahora está de adorno. Si bien algunos sostienen que el cóccix aún ayuda al equilibrio, su principal función está en provocarnos dolor cada vez que nos caemos sentados.

fuente, ojocientifico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada